Protección Contra Incendios en Museos y Sitios Históricos

por Ing. Juan Carlos López - Gerente de ProyectoMiércoles, 7 de noviembre de 2018

La protección contra incendio de museos y sitios históricos presenta grandes desafíos, debido al valor de los objetos contenidos en esos sitios, y al valor de los inmuebles en sí. La solución óptima debe asegurar una detección y extinción oportuna de cualquier incendio, sin causar daños a objetos y bienes muy valiosos que pueden ser irrecuperables.

Como ejemplo de malas prácticas, el pasado 2 de septiembre, un enorme incendio atacó el Museo Nacional de Brasil en Río de Janeiro; en su interior se albergaba una de las colecciones de antropología e historia natural más grandes de la región con más de 20 millones de artículos de diferentes periodos de la historia de Brasil y del mundo. El evento fue calificado como: “Una catástrofe para la historia, la cultura de Brasil y el continente”.

Los primeros testimonios de quienes trabajaban en este museo apuntan a que más de un empleado ya había expresado su preocupación por la falta de fondos y el ruinoso estado de las instalaciones. Por su parte, el ministro brasileño de cultura, Sergio Leitão, describe el desastre como "una tragedia inconmensurable" que "podía haberse evitado".

(Imagen tomada de reuters.com 2018)


En LOGEN reconocemos el peligro que representa el no contar con un sistema eficaz para la supresión de fuego en este tipo de inmuebles. Es por eso que, en los proyectos de este tipo, tratamos de sensibilizar a los responsables en el valor incalculable de los elementos a proteger.

Tal es el caso del Museo Amparo, Puebla; en el cuál, nos fue asignado el proyecto de instalación de un sistema a base de gas NOVEC para la protección contra incendio de todo el edificio. El gas NOVEC es un líquido que no daña el medio ambiente, además de reemplazar al gas halon 1301 para su uso como un agente gaseoso de extinción de incendios. Generalmente se usa en situaciones en las que el agua puede dañar equipos electrónicos, museos, bancos u hospitales. Es importante recordar que desde 1986 se limitó el uso de fluoro-carbonos y clorofluoro-carbonos (el gas halon 1301 es un fluoro-carbono) debido al daño que causaban a la capa superior de ozono; y que en la actualidad está prohibido el uso de esos agentes químicos.

En el 2011 se inició la remodelación de todo el edificio que albergaba al museo para darle un estilo arquitectónico contemporáneo, con amplios y funcionales espacios de exhibición. Desde el diseño hasta la implementación del Sistema de Protección Contra Incendios, en LOGEN, se cuidó cada detalle para que este funcionara de forma óptima, protegiendo también al inmueble y sus elementos arquitectónicos.


(Imagen tomada de commons.wikimedia.org 2018)


Con un amplio estudio de los diseños de las salas, se presentó la propuesta de ubicación de tanques contenedores del agente NOVEC y la trayectoria de tubería. Cabe mencionar que todos los cálculos realizados se efectuaron por personal técnico certificado de LOGEN.

En total 49 tanques de distintas capacidades (desde 150 Lb hasta 1000 Lb), fueron instalados para proteger 31 zonas de riesgo en las distintas salas de exhibición del Museo Amparo; para así, proveer una protección automática en caso de algún connato de incendio.


(Imagen tomada de puebla.guiaoca.mx 2018)


La experiencia de LOGEN en el diseño e implementación de este tipo de sistemas fue una gran ventaja ante este reto, además de la coordinación con las distintas disciplinas que fueron clave para el éxito de la instalación.

Por supuesto, fue determinante el gran interés de los administradores del inmueble en proteger el patrimonio histórico y cultural de todos los elementos del museo incluyendo el inmueble.

Una vez más, LOGEN deja un importante antecedente en la contribución de la protección contra incendio, evitando tragedias como la sucedida en Río de Janeiro.

Ver todas las noticias